Como no se debe curar un tatuaje

Soy adicto, soy un viciado a los tatuajes con más de 40 tatuajes en todo mi cuerpo. Algunos tienen un significado de mucho valor para mí, como la foto de mi abuela en el pectoral derecho o la flor de loto en mi espalda. También tengo otros que son menos importantes, aunque si simbolizan algo para mí, como el tatuaje con el escudo de mi equipo de futbol favorito el F.C. Barcelona y cada una de sus cinco campeonatos europeos. Por ultimo te mencionare los que en realidad no me importan nada en lo absoluto y los tengo por un motivo netamente decorativo, como la quimera de mi brazo izquierdo el águila de la pantorrilla. El punto es que tengo muchos tatuajes de todo tipo.

Ustedes podrían llegar a pensar que una persona así es un experto en el cuidado de los tatuajes pero la verdad es otra. De mis 40 tatuajes tengo 5 de ellos que no se han curado del todo bien y terminaron siendo errores, ya da igual si elimino el tatuaje pues hay una fea cicatriz en el brazo que estará ahí toda la vida. Así que presta atención a la forma en la que no debes cuidar un tatuaje, de lo contrario no habrás hecho otra cosa más que una fea herida en tu cuerpo.

El primer tatuaje que dañe fue un atardecer playero que estaba en la base de mi espalda, era un tatuaje bastante sencillo en blanco y negro con la silueta de la playa una palmera y el sol, no ocupaba más de 5cm de radio en la zona. Luego de salir del estudio fui a mi casa y por alguna extraña razón se me ocurrió bañarme menos de dos horas después de haberme realizado el tatuaje, no me di cuenta hasta que el papel plástico se despegó y sentí el ardor del jabón entrando por los trazos del tatuaje. Aunque creo que el error no fue bañarme, sino el alcohol que ingerí dos días después en el matrimonio de mi mejor amigo. La herida del tatuaje se infectó y ahora solo hay una extraña mancha de piel cicatrizada en su lugar.


El segundo me dolió mucho más que el primero, pues era una pieza más grande que la anterior, se trataba de una geisha dentro de un símbolo de Ying y Yang. Unos amigos y yo nos fuimos a una exposición de tatuajes en una hermosa playa caribeña, había unas chicas muy lindas en la zona y muchos buenos tatuadores. No iba a perder la oportunidad y de tatuarme con uno de los grandes. Mostré el diseño, de dije donde lo quería y el comenzó a hacer su magia. Terminamos y nos fuimos al hotel a arreglarnos para salir a una fiesta playera en donde iban a estar las mujeres más hermosas del lugar. Fue una buena fiesta, tan buena que yo amanecí en la playa sin camiseta y muy ebrio con unas chicas muy entretenidas. Tan entretenidas que no me di cuenta cuando se hicieron las 4 de la tarde y el sol ardiente se reflejaba encima de mi tatuaje. Dos semanas después la geisha estaba irreconocible.

Share on Google Plus

About carlos tacoronte

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario